DIRECTORIO

ORTOMOLECULAR NEWS

ORTOMOLECULAR NEWS LETTER
VOLUMEN I / I EPOCA

Director: Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
Noticias y Artículos de Dietética y Nutriología Ortomolecular y Antienvejecimiento para Profesionales de la Salud

INSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN

miércoles, 24 de marzo de 2010

Veneno mortal (Prensa Latina Las Vegas)

Veneno mortal (Prensa Latina Las Vegas)

Dr. Hernán Candia Román
Dr. En Naturopatía – Máster en Herbodietética y Nutrición Ortomolecular

Las Vegas.- En esta nota deseo compartir con todos ustedes amables lectores y amantes de la salud, un tema extremadamente preocupante para cientos de naturalistas profesionales del mundo, y responsable directo de millones de enfermos y miles de muertes en todo el planeta: Las grasas.

No será una nota amena ni entretenida, pues obligatoriamente debemos de utilizar terminologías técnicas, pero les aseguro que si comprenden la seriedad con que llevamos a cabo esta investigación científica y ponen en práctica los consejos profesionales lograrán mejorar su salud y el de sus seres queridos en gran medida. En este trabajo se publica lo que escriben científicos de fama mundial.

El Dr. Sacha Barrios Healey, médico, científico y especialista en Medicina China, en su libro "La Gran Revolución de las Grasas", manifiesta: "Históricamente, la humanidad ha tenido ocultos enemigos de su salud, pestes y epidemias de todo tipo han corroído y diezmado poblaciones; hoy en día la humanidad está azotada por modernas calamidades que surgen de las industrias alimentarias.

Si antes el hombre navegaba ignorante con enfermedades como el escorbuto, hoy en día estamos a bordo del barco de las grasas, y al asfixiar la sangre nos estamos ahogando lentamente. La humanidad está engordando, se intoxica y enferma por su ignorancia en el consumo de su combustible interno. Somos envenenados por aceites desnaturalizados y parejamente carecemos por completo de ácidos grasos esenciales".

La verdad sobre las grasas trans

El Doctor en Naturopatía Miguel Leopoldo Alvarado, máster en Nutrición Ortomolecular y presidente de nuestra Asociación AHANAOA, escribe: "El problema es que aunque diversos investigadores independientes han establecido que los aceites y las grasas industrializadas son altamente nocivas para la salud, y que las autoridades sanitarias han reconocido que los ácidos grasosos artificiales (los ácidos grasos cis-trans y los ácidos grasos hidrogenados), son nocivos para la salud, se han divulgado y acreditado ideas confusas sobre las cuales se han establecido los criterios generales, directrices y recomendaciones oficiales sobre las grasas trans en varios países del mundo.

Este hecho ha dado origen a un estado generalizado de confusión, por lo que se hace necesario discernir e identificar con claridad y precisión los aspectos teóricos sobre los que se han edificado dichos criterios y directrices oficiales, y definir claramente que productos alimenticios contienen cada uno de los dos ácidos grasos artificiales (cis-trans y parcial o totalmente hidrogenados), para evitarlos y recomendar especialmente a los enfermos y a quienes tienen mayores riesgos de enfermedad, consumir con exclusividad, aceites crudos prensados en frío, sin refinar, y por lo tanto ricos en ácidos grasos esenciales de configuración cis-cis, biológicamente activos, antioxidantes y con otros nutrientes y fotoquímicos que protegen la salud del consumidor.

Los ácidos grasos trans se producen espontáneamente por descomposición, como resultado del contacto de los ácidos grasos cis con temperaturas a partir de los 45º grados centígrados. Los hidrogenados se producen cuando se introducen a los dobles enlaces de las moléculas de los ácidos grasos poliinsaturados átomos de hidrógeno.

Los ácidos grasos poliinsaturados (tanto los clasificados como esenciales: el linoléico y el alfalinolénico, como sus derivados) son indispensables para el sostenimiento de la vida, la salud y para recuperarla si ésta se ha perdido.

Por lo tanto, para que los ácidos grasos poliinsaturados cumplan con su función de ácidos grasos esenciales en las membranas celulares, en las lipoproteínas, como precursores de los eicosanoides, así como en otras importantes y diversas funciones orgánicas, deberán estar presentes en su forma natural, que es la única biológicamente activa, denominada cis-cis, tal como solo se encuentran en los aceites vegetales extraídos en frío, sin refinar, y utilizados crudos, sin calentar.

Nocividad aceptada

Después de décadas de candente debate y resistencia y ante la demostración contundente e irrebatible, no han tenido más remedio las autoridades sanitarias de México y Estados Unidos que reconocer que los ácidos grasos poliinsaturados cis-trans, son severamente nocivos para la salud humana, por lo cual deben ser prohibidos y suprimidos de los alimentos.

Actualmente y después que se presentaran varios trabajos como los que ha realizado el Dr. Alvarado a la OMS, esta organización mundial ha reconocido e incluso ha emitido un comunicado a todos los países miembros a extremar las medidas en torno a la utilización de las grasas, culpable de millones de obesos y enfermos en el mundo.

De hecho la obesidad se ha convertido en una de las peores epidemias de la salud humana, creando caos en México donde los porcentajes llegan a cifras extremadamente altas, también en Estados Unidos, Brasil, Argentina y Paraguay con el record del 64,7 % según el Ministerio de Salud.
El grave problema radica, que la obesidad no es nada más que unos 25 o 30 kilos de más como muchos creen o quieren hacer creer; significa automáticamente, problemas óseos, problemas sexuales, problemas emocionales y nerviosos, problemas cardiacos, hipertensión y muerte prematura, con costos extraordinarios para la salud pública de los países, como a la vez, la enorme tristeza en la familia.

Se debe tomar conciencia de la gravedad que representa para la salud, la felicidad, la economía y el bienestar y tratarse con profesionales naturistas preocupados por este mal que azota al mundo, por culpa de empresas inescrupulosas que con sus comidas chatarras y sus gaseosas envenenan a los seres humanos gastando millones de dólares en publicidad nociva que deben ser erradicadas de los canales, diarios y radios.

Ácidos grasos esenciales para la salud

En consecuencia, todos los aceites y grasas que contienen ácidos grasos poliinsaturados, tratados con calor durante su industrialización o su utilización culinaria, aunque no estén hidrogenados, por su contenido de ácidos grasos cis-trans, son severamente tóxicos, nocivos para la salud y no aptos para el consumo humano.

Sólo los aceites prensados en frío, crudos y sin refinar, son aptos para conservar o restaurar la salud humana. Estos aceites medicinales como el de oliva prensada al frío, no deben fritarse ni calentarse a más de 45 grados para que mantengan su bondad curativa.

Como afirma el Dr. Healey, es importante reconocer que así, como hay grasas que dañan nuestra salud, hay también grasas que la fortalecen; esas grasas son conocidas con el nombre de ácidos grasos esenciales, o sea son prioritarios para lograr buena salud del cerebro, riñón e hígado, órganos que rigen nuestra vida. La palabra "esencial" hace referencia a su carácter indispensable y crucial para el funcionamiento del cuerpo y que por no poder sintetizarse en el cuerpo necesita formar parte de nuestra dieta.

Según la FDA (Food and Drug Administration) de los Estados Unidos, existen 50 nutrientes esenciales que permiten al ser humano tener una buena salud: luz, oxígeno, agua, veinte minerales, trece vitaminas, proteínas (ocho aminoácidos en adultos y diez en los niños), carbohidratos y dos ácidos grasos esenciales (el ácido linoleico y el alfalinoleico).

Los ácidos grasos esenciales contienen nutrientes fundamentales para muchos procesos metabólicos y funciones vitales, como el correcto funcionamiento del cerebro, corazón, sistema inmunológico, y son la materia prima que el cuerpo utiliza para producir hormonas, grasas cerebrales y prostaglandinas.
Los ácidos grasos esenciales que el ser humano necesita están en el aceite de oliva prensado al frío (sin cocinar), y en el aceite de lino.

Como ya publicamos anteriormente esta carencia se cubre licuando 3 a 4 cucharadas de semillas de lino en cualquier jugo natural y tomándolo enseguida para que no pierda sus propiedades. El ácido graso esencial linoléico se encuentra en el aceite de oliva prensado al frío, que debe consumirse dos a tres cucharas en las ensaladas crudas. Estos deben utilizarse diariamente.

Insistimos siempre en que la capacitación es el camino más seguro que lleva al conocimiento y a la buena salud. Investiguen sobre cómo se extraen los aceites vegetales utilizados en la cocina y quedarán espantados. Si pueden adquirir, lean el libro La Gran Revolución de las Grasas, un material de investigación extraordinario.

Los amantes de la salud y el bienestar comuníquese con nosotros al Centro Naturista Salud & Belleza, con sede central en Paraguay y asistencia a nivel mundial a través de la red. Web: www.medicinanatural.com.py o escríbanos al mail: hercand@medicinanatural.com.py

VISITANTE NUMERO:

CONTADOR:
View My Stats

Tienda de complementos nutritivos