DIRECTORIO

ORTOMOLECULAR NEWS

ORTOMOLECULAR NEWS LETTER
VOLUMEN I / I EPOCA

Director: Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
Noticias y Artículos de Dietética y Nutriología Ortomolecular y Antienvejecimiento para Profesionales de la Salud

INSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN

miércoles, 21 de enero de 2009

Manifiesto Rath – Pauling

Manifiesto Rath-Pauling
http://ortomolecularnews.blogspot.com/2009/01/manifiesto-rath-pauling.html
http://www.ahanaoa.info/mision/manifiesto-rath-pauling
http://www.maastricht-manifesto.org

Manifiesto Rath–Pauling
Primera versión publicada el Miércoles, 21 de enero de 2009.
Versión corregida y actualizada del 19 de mayo del 2017.
Resumen recopilado y redactado por: Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña

En una histórica conferencia de prensa realizada el 2 de julio de 1992, los doctores Linus Pauling y Matthias Rath, hicieron público un manifiesto dirigido a todo el mundo, denominado Manifiesto Rath-Pauling, convocando a realizar un vasto movimiento internacional destinado a determinar la importancia de los micronutrientes en el control de las enfermedades crónicodegenerativas.

El propósito del manifiesto fue involucrar a investigadores científicos, profesionales de la salud, organizaciones nacionales e internacionales de sanidad, a las autoridades sanitarias y también al público en general, pidiéndoles animar a los médicos y a las instituciones médicas de sus respectivos lugares, a participar activamente en una serie de programas internacionales de investigación, dirigidos a determinar con estudios clínicos e investigaciones científicas debidamente fundamentadas: la importancia de los micronutrientes en el abatimiento de las enfermedades crónicodegenerativas.

Esta fue la última invocación pública de Linus Pauling antes de morir, encaminada a corroborar las tesis médicas y científicas que fundamentan y respaldan la utilización de los micronutrientes en la profilaxis y la terapéutica de las epidemias de “enfermedades de la civilización” que afligen al mundo moderno.

El gran científico terminó su intervención expresando: "La meta de eliminar las enfermedades del corazón como causa principal de muerte y discapacidad está ya a la vista”. Siendo esta sentencia, un punto de inflexión para la medicina moderna y para las nuevas generaciones de estudiantes y profesionales de la salud.

En su intervención Matthias Rath expresó: “Nuestro propósito y nuestra meta es que las enfermedades crónicodegenerativas dejen de ser causa de enfermedad, invalidez, y/o muerte prematura para las generaciones presentes y futuras. Hay millones de vidas humanas en juego, así que no podemos perder más tiempo”.

En esa misma conferencia de prensa, Matthias Rath, fundador y director del Instituto Internacional de Investigación y Desarrollo de Medicina Biológica, presentó los avances de las investigaciones sobre la utilización de vitaminas y otros micronutrientes para contribuir a la posible erradicación de la enfermedad cardíaca en todo el mundo.

La meta del instituto que dirige el Dr. Rath, es erradicar las enfermedades comunes en nuestra sociedad moderna mediante terapias naturales y efectivas, orientadas a actuar sobre las causas del problema, sin ocasionar efectos secundarios.

Asimismo, se propuso una estrategia de gran alcance para dar a conocer al público en general, en forma directa a través de los medios de comunicación, la propuesta hecha en este manifiesto.

Como las innovadoras propuestas Rath-Pauling, representan un peligro económico a escala mundial para el multibillonario mercado de la industria farmacéutica, que se orienta únicamente al tratamiento de los síntomas de las enfermedades sin erradicar las causas, se desencadenó una fuerte contraofensiva.

A partir de entonces, la industria farmacéutica implementó a través de sus lobbies, sus grupos de presión y de intereses especiales, un vigoroso contraataque para consolidar a escala mundial su estrategia por la cual ha trabajado durante muchos años para imponer por la fuerza, “medidas proteccionistas”.

El propósito: favorecer a las industrias química, agroalimentaria y farmacéutica, a través de la Comisión del Codex Alimentarius (organismo de la ONU), del Parlamento Europeo y de los Parlamentos de la mayoría de los países industrializados, cuyo objetivo es bloquear y descreditar toda información sanitaria de importancia vital relativa a las terapias con vitaminas, nutrientes y remedios naturales.

Como ya lo mencionamos y enfatizamos, este histórico llamamiento terminó afirmando: "La meta de eliminar las enfermedades del corazón como la causa principal de muerte y discapacidad está ya a la vista", encaminando con esa sentencia a la medicina moderna por un nuevo y revolucionario.

Matthias Rath ha afirmado con posteridad que si la información médica acerca de este trascendente avance no hubiera sido boicoteada y suprimida (como se hizo) por los cabilderos y los lobbies de los grupos de presión y de intereses especiales de la industria farmacéutica, en los siguientes años, todo el mundo habría sabido que las vitaminas pueden prevenir eficazmente los ataques cardíacos, además de otras enfermedades.

“Si esta información se hubiera promovido en lugar haberse de saboteado, más de 60 millones de vidas podrían haberse salvado de los evitables como innecesarios ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares”.

=====================================================================

Manifiesto Rath–Pauling, Codex Alimentarius y Ley de Educación de Nutrición para la Salud (DSHEA)

Manifiesto Rath–Pauling hecho público en 1992.
Traducido de su original en idioma ingles al español por: Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña

Reporte publicado en ingles por el Dr. Matthias Rath en su sitio: http://www4.dr-rath-foundation.org/PHARMACEUTICAL_BUSINESS/The_Chemnitz_Programme/chemnitz11.htm

Presentación
En 1992 Matthias Rath y Linus Pauling hicieron público un transcendental manifiesto a los colegas de todo el mundo científico y médico, a las organizaciones nacionales e internacionales de salud, así como a otras autoridades sanitarias y a la gente en general, pidiendo que animen a los médicos y a las instituciones médicas de su entorno, a que participen activamente en un extenso programa internacional de investigación destinado a determinar la importancia de los micronutrientes en el control de las enfermedades crónicodegenerativas, basándose en investigación fundamentada y en estudios clínicos.

Propósito: Nuestra meta es que las enfermedades crónicodegenerativas dejen de ser una causa de enfermedad, invalidez, y/o muerte prematura para las generaciones presentes y futuras. Hay millones de vidas humanas en juego, así que no podemos perder más tiempo.

El Dr. Rath es el fundador y director del Instituto Internacional de Investigación y Desarrollo de Medicina Biológica, cuya meta es erradicar las enfermedades comunes en nuestra sociedad moderna mediante terapias naturales y efectivas, orientadas a actuar sobre las causas del problema, sin ocasionar efectos secundarios.

Las innovadoras propuestas del Dr. Matthias Rath han provocando un daño económico a escala mundial al billonario mercado de la industria farmacéutica, que se orienta únicamente al tratamiento de los síntomas, sin erradicar las causas.

Como contraofensiva, la industria farmacéutica ha trabajado desde hace años para imponer a la fuerza “medidas proteccionistas” para favorecer a las industrias agroalimentaria y farmacéutica, a través de la Comisión del Codex Alimentarius (organismo de la ONU), del Parlamento Europeo y de los Parlamentos de la mayoría de los países industrializados, cuyo objetivo sería prohibir toda información sanitaria de importancia vital relativa a las terapias con vitaminas, nutrientes y remedios naturales.

Manifiesto Rath-Pauling
En esa misma conferencia de prensa del 2 de julio de 1992 en la que se presentó al mundo el Manifiesto Rath-Pauling, como último llamamiento público con que el Dr. Linus Pauling apoyó el avance médico de las publicaciones científicas del Dr. Matthias Rath, se presentaron también los avances de las investigaciones sobre la utilización de vitaminas y otros micronutrientes para contribuir a la posible erradicación de la enfermedad cardíaca para el mundo. Asimismo, se implementó una estrategia de gran alcance para informar al público en general en forma directa a través de los medios de comunicación sobre la propuesta hecha en este manifiesto.

Durante el evento de prensa, el Dr. Matthias Rath afirmó que si la información médica acerca de este trascendente avance no hubiera sido boicoteada y suprimida por los cabilderos y los lobbies de los grupos de presión y de intereses especiales de la industria farmacéutica, en los siguientes años, todo el mundo habría sabido que las vitaminas pueden prevenir eficazmente los ataques cardíacos, además de otras enfermedades. Si esta información se hubiera promovido en lugar haberse saboteado, más de 60 millones de vidas podrían haberse salvado de los evitables como innecesarios ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares.

Este histórico llamamiento terminó con la frase: "La meta de eliminar las enfermedades del corazón como la causa principal de muerte y discapacidad está ya a la vista." Marcando con esa sentencia un punto de inflexión en la medicina moderna.

Un éxito histórico para el pueblo de Estados Unidos
Una vez hecho público el manifiesto Rath-Pauling, casi de inmediato, las empresas farmacéuticas reaccionaron a través de su poderosa influencia en la Food and Drug Administration (FDA), emprendiendo una campaña de alcance nacional en los Estados Unidos, para prohibir toda información respecto a las propiedades saludables de las vitaminas, los nutrientes y otras sustancias naturales. Lo cual no sorprendió a quienes saben que la mayoría de los funcionarios y asesores de la FDA son al mismo tiempo asalariados de los oligopolios farmacéuticos.

Para profundizar sobre este tema, es recomendable leer el libro de Thomas Moore: “Deadly Medicine”, en donde revela el hecho de que la FDA es fuertemente controlada por la industria farmacéutica.

Dándose cuenta las corporaciones farmacéuticas, de que la información acerca de la erradicación de las enfermedades por medio del suministro extra de vitaminas no podía ser ocultada y suprimida, se decidió entonces enfocarse a lograr sus objetivos mediante la manipulación y la modificación de las leyes y de la información.

En 1993 se publicó en Estados Unidos el libro “La erradicación de las Enfermedades Cardiacas” del Dr. Matthias Rath. En este libro se reportó en un lenguaje simple y popular el avance de las investigaciones médicas que condujeron a establecer la relación directa y proporcional altamente significativa existente entre la ingesta de vitaminas y las enfermedades del corazón.

Decenas de miles de estadounidenses leyeron y utilizaron este libro y otros estudios sobre los beneficios que para la salud proporcionan las vitaminas, para convencer a sus representantes políticos a no ceder a los planes faltos de ética de la industria farmacéutica y la FDA.

Newsweek describió esta lucha por el libre acceso a las vitaminas como “el mayor movimiento desde la guerra de Vietnam”. Una vez más, los intereses de la población estadounidense prevalecieron sobre los intereses económicos de la industria farmacéutica de manera abrumadora.

En agosto, 1994, el Senado de los EE.UU. y la Cámara de Representantes aprobaron por unanimidad el Acta de la “Ley de Educación de Nutrición para la Salud” (conocida pos sus siglas en ingles como DSHEA). Una monumental ley que preserva y garantiza el libre acceso a la información y adquisición de vitaminas, nutrientes y otros productos naturales para la salud.

Esta ley no se restringe únicamente a mantener el statu quo, sino que también permite la libre circulación y distribución de la información que relaciona las vitaminas y otros nutrientes con la salud.

Desde un punto de vista histórico, un movimiento popular de millones de estadounidenses infligió la peor derrota de su historia a las empresas farmacéuticas y a sus grupos de intereses especiales. Más importante aún, es que millones de estadounidenses obtuvieron una victoria histórica de la que toda la humanidad se beneficiaría en la posteridad.

Codex Alimentarius y Ley de Educación de Nutrición para la Salud (DSHEA)

Lamentablemente, aunque Estados Unidos de América, el país más poderoso del mundo, había comenzado a liberarse del yugo de los intereses de poderosos oligopolios, las empresas farmacéuticas no cedieron en su afán por controlar para su beneficio la salud pública.

Dirigidos bajo los auspicios de la política del gobierno alemán, los consorcios internacionales de productos farmacéuticos comenzaron su siguiente ofensiva.

Se activó así hacia adentro de la denominada “comisión de expertos” de las Naciones Unidas que ostenta el nombre, el "Codex Alimentarius", la consigna de combatir a toda costa, los complementos nutritivos. Esta comisión celebró una reunión clandestina presidida y orientada por Alemania, celebrada en Bonn, Alemania, en octubre de 1996.

La participación oficial de representantes de alto nivel del gobierno alemán (Departamentos de Salud y Servicios Humanos y Agricultura) con el apoyo del gabinete y el canciller alemán, puso de manifiesto los objetivos de esta comisión como un caso de máxima prioridad para el Canciller Kohl.

Con los votos en contra de los Estados Unidos, Canadá, los Países Bajos, y los representantes de otros países, la delegación alemana impuso las siguientes decisiones:
  1. Queda prohibido para todos los países miembros de las Naciones Unidas, es decir, en todo el mundo, considerar cualquier relación entre los efectos terapéuticos y preventivos de las vitaminas y otras sustancias naturales, con el estado de salud del ser humano.
  2. Sólo las vitaminas y otros productos naturales que cumplan con los criterios del cártel farmacéutico, se podrán vender en el futuro.
  3. Los países que se resisten a la aplicación de estas decisiones y las leyes vinculadas a las mismas, han de ser castigados con pena de sanciones económicas internacionales implementadas en el marco del las Naciones Unidas (ONU) para la Organización Mundial del Comercio (OMC) y otros órganos internacionales.
El gobierno alemán tomó como precaución para el caso de que las actividades de este Cartel clandestino denominado "Comisión del Codex Alimentarius" fueran reveladas prematuramente: asignando en la presidencia de la Comisión del Codex al Dr. Somogyi, jefe de la agencia federal alemana para la protección del consumidor.

Los políticos en Bonn tenían plena conciencia de la fuerza explosiva de esta comisión, por lo que decidieron camuflar a esta como una agencia de "protección a los consumidores", a fin de engañar a la opinión pública sobre la verdadera naturaleza del “Codex Cartel”.

En enero de 1997 el Dr. Matthias Rath planteó los objetivos de la comisión del Codex al congresista de los Estados Unidos, Peter de Fazio, un defensor de la libertad de las vitaminas. De particular interés fue la amenaza de sanciones económicas contra los países que no cumplan con el “Codex Cartel”. Al imponer las sanciones económicas el Pharma-Cartel pretende obligar a todas las demás industrias, a estar de su lado.

La consigna y lema parece ser: “Si, Microsoft, Volkswagen, Sony, u otras empresas, no apoyan el boicot a la información de las vitaminas, nos aseguraremos en el marco legal del Codex, que no puedan vender sus software, sus automóviles, sus productos electrónicos o cualquier otro producto a otros países”.

Es de suma importancia, darnos cuenta de que el Pharma-Cartel y sus cómplices políticos declararon una guerra a la salud y la vida de toda la humanidad. Debido a los intereses mercantilistas, monopólicos y deshonestos, el Pharma-Cartel está en contra de los intereses de la salud de toda la humanidad.

La lucha ha sido y seguirá siendo feroz e intentará involucrar a otras industrias detrás de los planes faltos de ética, por medio de recursos legales, pero deshonestos.

Nuestra respuesta ha sido clara, asegura el Dr. Rath: estos inescrupulosos e inmorales planes, no son un signo de fortaleza de las compañías farmacéuticas, sino más bien un signo de desesperación.

La noticia de que los ataques al corazón, podrían ser abatidos con vitaminas y otros micronutrientes, en especial con vitamina C, derrumbaría un mercado mundial de miles de millones de dólares en medicamentos empleados para reducir el colesterol, betabloqueadores, antagonistas del calcio, y otros fármacos cardiovasculares.

El pueblo estadounidense enarboló un rotundo ¡NO!, a esos planes contrarios la ética humana, exigiendo la ¡Libertad de las Vitaminas!

Millones de personas en Estados Unidos hablaron con amigos, vecinos, compañeros de trabajo y con sus representantes políticos sobre las intenciones de la “Comisión del Codex Alimentarius”, y firmaron la petición que exigía la ¡Libertad de las Vitaminas!

El resultado final de este gran movimiento fue la creación de la “Ley sobre Complementos Dietéticos y Educación de Nutrición para la Salud”: DSHEA.

En México, desafortunadamente los funcionarios públicos de diferentes gobiernos, obedecieron fielmente durante varias décadas los dictados emanados de la OMC a través de su comisión del Codex Alimentarius, prohibiendo y restringiendo arbitrariamente y en contra de las libertades de los fabricantes, de los comerciantes, de los profesionales de la salud y de los consumidores, una lista enorme de vitaminas, minerales, aminoácidos, enzimas y coenzimas así como diversas plantas medicinales utilizadas tradicionalmente en Mesoamérica por nuestros antepasados durante varios siglos como remedios naturales. Así sucedió con diversas hierbas utilizadas por la medicina tradicional mexicana, como el epazote y varias otras. Minerales que se consideran como nutrientes naturales en otros países como es el caso del Germanio Orgánico (G-132) y cuyos resultados e inocuidad fueron ampliamente comprobados por investigadores japoneses, fueron prohibidos privando de sus beneficios a millones de mexicanos. La Cofepris el actual órgano regulador mexicano, no se cansa de descalificar y etiquetar como “fraudulentos”, “productos milagro”, “productos panacea”, “charlatanería” a numerosos complementos nutritivos y hierbas medicinales, productos inocuos y eficaces para mejorar la salud y prevenir enfermedades, como lo ha hecho por ejemplo, con el Cardo Mariano, cuyo ingrediente activo, la Silimarina, ha sido estudiado en todo el mundo y cuya eficacia para generar el hígado, mejorar su funcionamiento y prevenir enfermedades como cirrosis, hígado graso y otras, ha sido científicamente comprobada.

Algo similar a lo acaecido en México, ha sucedido en un gran número de países como en Canadá y en países europeos y sudamericanos, privando a sus ciudadanos de los beneficios de los complementos nutritivos y herbolarios. Arbitrariamente se ha suprimido la libertad humana de optar por la utilización de complementos nutritivos y remedios naturales en el cuidado de su salud.

Comentario del Dr. Joaquín González Aragón
Este es un documento de mi querido alumno y gran académico, donde se pone de manifiesto la lucha de un puñado de valientes visionarios como Linus Pauling y Matías Rath y que hemos continuado otros, al enfrentarnos a una industria farmacéutica voraz y a una comunidad médica escéptica y manipulada. Quien sale perdiendo son los pacientes al sufrir las consecuencias de una Medicina enferma. Lean y difundan este MANIFIESTO para que siga despertando conciencia de la importancia de los nutrientes y las vitaminas así como la educación para la salud. No tenemos deficiencias de fármacos lo que está enfermando a la humanidad es la carencia de nutrientes por una industria alimentaria que se los ha robado y por la iatrogenia o daño medico que es la tercera causa de muerte a nivel mundial que todos pretenden ocultar. La solución está en cada uno de nosotros al asumir la responsabilidad de asumir el autocuidado de nuestra salud por medio de decisiones informadas cómo esta que publica Miguel Leopoldo Alvarado y que te pido la compartas

Nota sobre la DSHEA: Dietary Supplement Health and Education
“Ley de Educación de Nutrición para la Salud”
Aunque no es ampliamente conocida, la "DSHEA" es un estatuto federal sobre la producción, distribución y etiquetado de suplementos dietéticos. Aprobada por el congreso de Estados Unidos en la legislación en 1994. La DSHEA permite una amplia libertad en la producción, venta y uso de suplementos. Por lo tanto, apoyar y fortalecer la DSHEA, significa que los suplementos dietéticos seguirán siendo ampliamente disponibles y un precio competitivo, un beneficio para todos los fabricantes y para quienes los utilizan y consumen. Siendo el resultado del gran esfuerzo y del activismo de los consumidores de suplementos dietéticos, la DSHEA es un gran ejemplo del que vale la pena aprender sobre.

Se sugiere consultar la siguiente bibliografía electrónica al respecto:
· FDA's Summary of DSHEA
vm.cfsan.fda.gov/~dms/dietsupp.html
· Full text of DSHEA at HealthWorld Online
· www.healthy.net/public/legal-lg/fedregs/S784_ENR.HTM
· NNFA's Analysis of DSHEA
www.nnfa.org/services/government/comments/dshea.htm
· http://www.fda.gov/opacom/laws/DSHEA.html
· http://www.cfsan.fda.gov/~dms/dietsupp.html
· http://free-news.org/ANH-01.htm
· http://www.elpais.com/articulo/salud/Complementos/dieteticos/mejor/abusar/elpepusocsal/20070123elpepisal_1/Tes?print=1
· http://www.elpais.com/articulo/salud/Complementos/dieteticos/mejor/abusar/elpepusocsal/20070123elpepisal_1/Tes
· http://www.quackwatch.org/02ConsumerProtection/dshea.html
· http://en.wikipedia.org/wiki/Dietary_supplement

Nota en Ingles:
While not widely known, "DSHEA" is a federal statute that has direct bearing on the production, distribution and labeling of dietary supplements. Passed into legislation in 1994, DSHEA allows wide latitude in the sale and use of supplements. Supporting and strengthening DSHEA means dietary supplements will continue to be widely available and competitively priced a benefit to all who make or use them. Passed in large part through the activism of dietary supplement consumers, DSHEA is well worth learning about.

VISITANTE NUMERO:

CONTADOR:
View My Stats

Tienda de complementos nutritivos