DIRECTORIO

ORTOMOLECULAR NEWS

ORTOMOLECULAR NEWS LETTER
VOLUMEN I / I EPOCA

Director: Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
Noticias y Artículos de Dietética y Nutriología Ortomolecular y Antienvejecimiento para Profesionales de la Salud

INSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN

lunes, 25 de enero de 2010

Unas ocho razas puras y criollas de maíz, en riesgo de extinción: PMMM (La Jornada de Oriente)

Unas ocho razas puras y criollas de maíz, en riesgo de extinción: PMMM (La Jornada de Oriente)



El Proyecto Maestro de Maíces Mexicanos ayudará a la conservación de las razas puras y criollas del maíz  n  Fo-to José Castañares
TANIA DAMIAN JIMÉNEZ

Unas ocho razas puras y criollas de maíz están a punto de perderse en las más de 100 que se siembran de el estado de Puebla, entre ellas el cacahuacintle y arrocillo, como consecuencia de la migración, la crisis económica y la baja rentabilidad del campo, según señalaron los resultados preeliminares del Proyecto Maestro de Maíces Mexicanos (PMMM) que realizan la Confederación Nacional de Productores Agrícolas de Maíz de México (CNPAMM) y la Universidad Agraria Antonio Narro de Saltillo, Coahuila, con el patrocinio de la trasnacional Monsanto y del gobierno del estado de Puebla, el cual inició a principios de 2008.

José Luis Huerta Ayala, director del PMMM, indicó que las razas criollas y puras de maíz con más riesgo de perderse se siembran en las sierras Norte y Negra debido a su menor siembra cada año. Dijo que hasta el momento en Puebla aún no se han perdido razas, pero de seguir la migración, pobreza y atraso tecnológico ello sucederá y se acabará con la riqueza genética de este grano.

Entre las variedades con más riesgo de perderse en el estado está el arrocillo, que se siembra en la Sierra Norte. Asimismo, está la raza cacahuatcintle, la cual se cultiva también en esa región.

La semilla del maíz criollo guinda es otra que está en riesgo de extinción, la cual únicamente se siembra por unos 50 productores en Tenampulco.

Agregó que con este proyecto de maíces mexicanos se busca conservar todas las razas puras y criollas de maíz que se siembran en la entidad poblana a través de un banco de germoplasma y custodios en las comunidades que garanticen su siembra.

Por su parte, el investigador de la UAP Miguel Ángel Damián Huato indicó que el PMMM ayudará a la conservación de las razas puras y criollas del maíz; sin embargo, al estar patrocinado en un 80 por ciento por compañía Monsanto pone en duda el proyecto, ya que la misma buscará controlar los genes de estas semillas que existen en Puebla y el resto del país.

Lo anterior se debe a que el interés de este tipo de trasnacionales es obtener las mejores características de los granos criollos para adaptarlos a las semillas transgénicas, patentar los mismos y ponerlos a la venta en todo el mundo.

"No es nada descabellado pensar que el principal interés de Monsanto en apoyar económicamente este tipo de proyectos es propio y económico, más que un beneficio social", dijo.

Agregó que pese a que no se ha comprobado el cultivo de maíz transgénico en la entidad como en algunos estados del norte, no existen los mecanismos adecuados por parte de los gobiernos federal y estatal para evitar su siembra, pues se sabe que campesinos se roban semillas de campos agrícolas del norte del país o de Estados Unidos y las siembran en sus lugares de origen en el estado, bajo la creencia de que obtendrán los mismos beneficios.

Señaló que apostarle a ese tipo de cultivos con modificación genética como la única manera de rescatar el agro poblano es "tener una visión muy corta", debido a la gran cantidad de fertilizantes, pesticidas y otros insumos que requieren para sobrevivir y generar grandes cantidades de producción, a diferencia de los maíces criollos.

En tanto, las autoridades federales y estatales han negado el cultivo de maíz transgénico en la entidad poblana, después de que el Congreso de la Unión permitió realizar experimentaciones en estados del norte del país.

Niegan que Monsanto

se apropie de la

diversidad genética

Huerta Ayala negó que la participación de la trasnacional Monsanto en el Proyecto Maestro de Maíces Mexicanos tenga como fin apropiarse de las características del maíz criollo para crear nuevas variedades de materiales genéticamente modificados.

Señalaron que el consorcio firmó un contrato de participación en el que renunció a tener derecho alguno sobre los resultados del proyecto.

Además, si alguna empresa o particular se quisieran llevar la información genética del maíz, lo podrían hacer sin problema alguno por otras vías y sin necesidad de participar en el proyecto, aseguró.

Para el también investigador de la Universidad Agraria Antonio Narro, de Saltillo, Coahuila, firmar el contrato del PMMM y aceptar las reglas de operación es suficiente para que Monsanto no utilice las mejores características genéticas de los maíces de Puebla, Oaxaca, Tlaxcala y el estado de México, tales como resistencia a las alturas, sequías, lluvia excesiva, heladas y otras, en el mejoramiento de los productos que comercializa en otras partes del mundo.

Por su parte, Raymundo Cuéllar Chávez, responsable de la región norte de este proyecto, agregó que no debe importar el origen de los recursos para financiar el mismo, sino concentrar en un banco de germoplasma la base de los genes que se pueden perder de las diferentes razas de maíz por la falta de siembra.

"Ellos podrían obtener las semillas de forma fácil yendo a los lugares y sin necesidad de participar en este proyecto", dijo.

Para el PMMM, Monsanto aporta 6.5 millones de pesos, mientras que el gobierno del estado de Puebla sólo colabora con 1.5 millones de pesos.

Para ambos responsables de este proyecto la participación de la trasnacional de semillas transgénicas se debió a que fue la única interesada en participar, luego de la convocatoria abierta que lanzaron la Confederación Nacional de Productores Agrícolas de Maíz de México y la universidad coahuilense.

Las patentes de

Monsanto, un peligro

Por su parte, en entrevista con La Jornada de Oriente, el investigador Miguel Ángel Damián Huato dijo que Monsanto emplea una retórica de preservación del maíz criollo con el fin de identificar las mejores características de los cientos de diferentes variedades de maíces criollos entre las 74 razas existentes en México para lograr beneficios económicos.

Recordó que el negocio de esa trasnacional es la comercialización de granos alrededor del mundo, y en México, más del 70 por ciento de las ventas de semillas está monopolizado por Monsanto.

En cambio, las semillas criollas de maíz se adaptan fácilmente a distintos tipos y condiciones de suelo y clima; por ejemplo, pueden sobrevivir lo mismo a nivel del mar que a los 4 mil metros de altura.

Esas características le pueden servir a la compañía para introducirlas a transgénicos, pero los granos genéticamente modificados están patentados y hay que pagar por su uso.

"El objetivo es controlar el banco de germoplasma que se está construyendo; ese es el verdadero interés de la trasnacional", aseguró el investigador universitario.

Finalmente, lamentó que el gobierno de Puebla siempre ha creído que traer tecnología del exterior es la única manera de desarrollar al campo, pero se ha negado a ver la riqueza cultural de los agricultores poblanos, la cual no ha sido aprovechada.



--
AHANAOA A.C.
Miguel Leopoldo Alvarado, N. D.
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info/

VISITANTE NUMERO:

CONTADOR:
View My Stats

Tienda de complementos nutritivos