DIRECTORIO

ORTOMOLECULAR NEWS

ORTOMOLECULAR NEWS LETTER
VOLUMEN I / I EPOCA

Director: Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
Noticias y Artículos de Dietética y Nutriología Ortomolecular y Antienvejecimiento para Profesionales de la Salud

INSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN

sábado, 13 de octubre de 2007

Inicio

Vitamina C u Hormona del Estres

Alejandro Fernández MD.


Durante la grave epidemia de gripe española del año 1918, varias personas de Pensilvania sin acceso a los servicios médicos, solo pudieron recibir las acostumbradas infusiones de una hierba llamada Boneset (arreglahuesos), conocida como Eupatorium perfoliatum. Esta planta ha sido usada tradicionalmente en los cuadros febriles agudos que cursan con dolores óseos generalizados y es de las más consumidas en el este de los Estados Unidos.

Hoy se sabe que muchas de estas personas sobrevivieron gracias a esta planta, la cual tiene una concentración de vitamina C extremadamente alta. La dosis diaria promedio de cada adulto era de 3 trazas y contenía cerca de treinta gramos de ascorbato.

La dosis puede parecer excesiva pero uno de los principios básicos de la Medicina Ortomolecular es la individualidad bioquímica. Esto significa que cada sujeto requiere dosis diferentes de nutrientes en lugar de los establecidos fijos. Los requerimientos diarios que se determinaron hace 50 años para esta vitamina no corresponden a las necesidades reales de los enfermos en la práctica. Son varios los factores que cambian estos requerimientos; entre ellos están:

  1. La edad del individuo.

  2. Su hábitos tales como el tabaco y el consumo de alcohol.

  3. El sueño, especialmente cuando es provocado artificialmente.

  4. Los traumatismos.

  5. El umbral de excreción renal.

  6. El medio ambiente.

  7. El estrés psicológico.

Pero la principal razón de este error ha sido el desconocimiento de las muchas funciones que tiene la vitamina C. Cuando se fijaron los RDA, solo se tuvo en cuenta su papel anti escorbuto pero se ignoraba su acción como antioxidante y donador de electrones al igual que muchas otras funciones luego descubiertas; siendo la principal es una amplia y poderosa acción anti-estrés general.

Todos los animales excepto el cerdo de Guinea, los murciélagos, algunos primates y el hombre, producen diariamente entre 3 y 11 gramos de vitamina C, es decir unas 80 veces mayor que la dosis diaria establecida para los seres humanos.

La vitamina C se forma en el hígado y el riñón de la mayoría de los animales a partir de la glucosa. Su formula estructural es C6H806. Actúa como donador de electrones o receptor de oxigeno para estabilizar otra molécula como por ejemplo el hierro haciéndolo más soluble y mejorando su absorción.

En los seres humanos se absorbe en el intestino a través de los mismos receptores de la glucosa para entrar a la célula. Por eso el consumo de dulces o carbohidratos simples disminuye la absorción de vitamina C al competir por estos receptores.

Al ser tan similar a la glucosa y usar sus mismas vías bioquímicas se produce un fenómeno importante. Cuando necesitamos vitamina C, deseamos comidas dulces por su similaridad estructural. Además porque al comerlos como la naturaleza lo planeó, los únicos dulces serían las frutas las cuales aportan esta vitamina.

La producción de esta vitamina en los organismos está relacionada con el nivel de estrés. Mientras en condiciones de calma un ratón produce el equivalente de 1.8 a 4 gramos de ácido ascórbico diariamente, bajo estrés produce hasta 15.2 gramos. Desde el punto de vista bioquímico uno de los componentes fundamentales del estrés es el estado de oxidoreducción alterado en los tejidos. Casi toda enfermedad cursa con esta alteración.

La excreción urinaria de ascorbato disminuye en gran medida bajo estrés a menos que la vitamina C se provea en grandes cantidades.

Por estas razones cuando se usa en las dosis adecuadas esta sustancia altera notablemente el curso de muchas enfermedades.

Muchos notables investigadores han señalado este beneficio. El doctor Fred Klenner ha sido el pionero en el uso endovenoso de altas dosis de vitamina C. Fred Klenner descubrió que las infecciones virales agudas podrían curarse con ascorbato de sodio intravenoso en las cantidades hasta de 200 gramos diarios.

Irwin Stone destacó el potencial de la vitamina C en el tratamiento de muchas enfermedades, la incapacidad de humanos para sintetizar el ascorbato y el estado resultante de hipoascorbemia.

Linus Pauling revisó la literatura sobre la vitamina C y emprendió la cruzada para divulgar sus usos médicos al público y la profesión médica. Ewan Cameron junto a Pauling ha mostrado la utilidad de ascorbato en el tratamiento del cáncer.

La Hormona del Estrés Faltante en los Humanos

El ácido ascórbico no tiene el comportamiento bioquímico de una vitamina. Estas actúan como coenzimas en reacciones en las que no se consumen y se reciclan varias veces por lo que se requieren en dosis del orden de miligramos. El ascorbato como donador de electrones y escudo antioxidante se necesita en dosis mucho más altas. Para mantener las concentraciones de ascorbato similares a las de los tejidos de los animales que lo producen, las dosis diarias deberían ser unas 80 veces mayores a las establecidas.

Robert Cathcart

Tanto la producción por el hígado y los riñones, como la tolerancia intestinal del ascorbato están determinadas por el estado de oxidoreducción de los tejidos y los líquidos corporales, o en otras palabras, por el estado de estrés bioquímico.

Por estas razones Stone se oponía a la denominación de vitamina y la llamó la hormona del estrés faltante en los humanos.

La Anascorbemia y el Escorbuto Agudo Inducido

Hoy se sabe que ciertos síntomas están asociados a una falta casi total de vitamina C. Entre estos están: lasitud, malestar, sangrado de encías, pérdida de dientes, epistaxis, hematomas, hemorragias en cualquier parte del cuerpo, infecciones fáciles, pobre cicatrización de heridas, deterioro de articulaciones, huesos quebradizos y dolorosos y finalmente la muerte. Se piensa que esta enfermedad sólo ocurre por la falta de aporte de vitamina C, y es cosa del pasado, pero hoy es importante el aumento de los requerimientos debido a muchos problemas metabólicos, infecciosos y tóxicos. Esta última condición es muy común y se llama escorbuto agudo subclínico.

A menudo áreas organismo que no están comprometidas desencadenan la deficiencia relativa, como las adrenales al tener que aumentar la producción de corticoides, o el sistema inmune al producir más anticuerpos. Las infecciones también son una causa importante debido en parte a que los gérmenes liberan toxinas que destruyen el ascorbato.

En condiciones de hipoascorbemia en las que se presenta agresión por radicales libres. Estos son algunos de los problemas que pueden presentarse:

  • infecciones

  • artritis reumatoidea u otros trastornos del colágeno

  • reacciones alérgicas a medicamentos y alimentos

  • infecciones crónicas como el herpes

  • fiebre reumática

  • escarlatina

  • trastornos de la coagulación

  • ataques cardíacos

  • traumas

  • hemorroides

  • flebitis

  • asma y otras alergias

  • escaras de decúbito

  • varices

  • hernias

  • estrías

  • arrugas

  • desórdenes psiquiátricos

  • senilidad

  • cáncer

Es difícil de pensar en una enfermedad que no involucre a los radicales libres.

El Ascorbato y la Evolución

Irwin Stone señaló que la mayoría de los animales tiene la capacidad de crear ascorbato. Los primates desarrollados perdieron la habilidad de hacer ascorbato hace aproximadamente 65 millones de años. Este defecto es debido a la pérdida de un gen para sintetizar la enzima hepática L-gulonolactona oxidasa necesaria para el último en la creación del ascorbato a partir de la glucosa.

Los animales que viven en la tierra con el hocico en las basuras, tomando aguas contaminadas y alimentos en descomposición, tienen una menor tasa de enfermedades que el ser humano porque tienen la protección que necesitan porque sus cuerpos producen ascorbato frente a condiciones de estrés como medio de detoxificación.

Cathcart señala:

Cuando un organismo que no puede producir radicales libres entra en un huésped, el sistema inmunológico de éste lo fagocita directamente. Si el organismo invasor tiene la capacidad de crear los suficientes radicales libres para suprimir los mecanismos inmunes del huésped, la inmunidad humoral vienen al rescate con los anticuerpos. Cuando se suprima la inmunidad celular por los radicales libres, los anticuerpos se activan por esos mismos radicales. Cuando la inmunidad celular primaria logre hacer su tarea, los anticuerpos no necesitan involucrarse demasiado. El ascorbato ayuda a los mecanismos inmunes y hace menos probable la sobre producción de anticuerpos y el riesgo de reacciones autoinmunes”.

Habitualmente se prescribe la vitamina C junto con vitamina E, betacaroteno, selenio y N Acetil Cisteína ya que estas moléculas actúan en conjunto como un escudo antioxidante apoyándose unas a otras.

La Titulación Intestinal de Vitamina C

Grafica 3. Dosis de tolerancia intestinal de vitamina C.

Con la gran variabilidad entre diferentes individuos se hace necesaria una forma de determinar las dosis y hacer los seguimientos. El doctor Cathcart desarrolló la técnica de la titulación intestinal y ha manejado más de 20.000 pacientes durante 23 años usando este método para establecer la dosis individual de vitamina C.

En cada paciente la toxicidad de su enfermedad determina la necesidad de vitamina C que sus tejidos necesitan. Una persona que puede tolerar 10 a 15 gramos de ácido ascórbico oralmente en dosis divididas por 24 horas cuando está bien, podría poder tolerar 30 a 60 gramos por 24 horas si tiene un resfrío leve, 100 gramos con un resfrío severo, 150 gramos con influenza, y 200 gramos con mononucleosis o la neumonía viral.

Al aumentar la dosis de ascorbato frecuentemente se observa que hay una dramática disminución de los síntomas sólo antes de que la diarrea se produzca.

A los niveles del umbral cerca de la tolerancia intestinal el ácido ascórbico mejora los síntomas y a menudo cura muchos trastornos normalizando el potencial de oxidoreducción de la pareja (el ascorbato / dehidroascorbato, AA/DHA) en los tejidos enfermos.

Aumentando paulatinamente las dosis se determina la cantidad antes que produzca borborigmos y diarrea. El paciente se percata de la dosis y de su repartición adecuada pero sabe que debe estar vigilante porque esta dosis óptima cambia a menudo.

En la gráfica 3 se aprecia las dosis que cada trastorno requiere según la tolerancia intestinal y su repartición en el tiempo. Se instruye al paciente sobre estos principios y se asignan estas cantidades como dosis de inicio.

Indicaciones

A continuación se citan varias según la experiencia de Klenner y Cathcart.

Fatiga crónica

La fatiga crónica era una enfermedad por sobre producción de radicales libres que dañan las mitocondrias. Cuando la molécula de vitamina C deja sus dos electrones extras para inactivar dos radicales libres, se recupera con dos electrones de la mitocondria. Si las mitocondrias se dañan y no pueden proporcionar estos electrones, la vitamina C se pierde rápida e irreversiblemente. Dando dosis masivas de ascorbato, se evita esta pérdida, y este suministro continuando sustituye la incapacidad mitocondrial para proporcionar los electrones. Una función mayor de las mitocondrias es proporcionar los electrones en forma de ATP a los músculos. Sin suficiente ATP para alimentar los músculos, se producirá fatiga.

Las mitocondrias se dañan a causa de virus, bacterias (a veces bacterias de pared deficiente, o formas L), toxinas de hongos, sensibilidad a los químicos (incluso algunas drogas), reacciones alérgicas, etc., y una vez dañadas se convierten en la principal fuente de radicales libres. Esto ocasiona un circulo vicioso.

Las Alergias

Las alergias y las reacciones de sensibilidad a menudo son aliviadas o curadas completamente con dosis masivas de ascorbato. Cathcart piensa que este fenómeno es debido a la reducción de los puentes de disulfuro entre las cadenas moleculares del anticuerpo que hacen imposible su fijación al antígeno.

Los anticuerpos buscan “cazar” los antígenos sólo en las áreas con mayor nivel de radicales libres o donde existe un potencial de oxidoreducción relativamente oxidado. El tejido sano donde la oxidoreducción es normal, no permite la unión con de los anticuerpos con el antígeno. Cuando se satura la capacidad antioxidante que limpia los radicales libres aparece el estado inflamatorio, la hipersensibilidad, o la respuesta autoimmune.

Se ha considerado que la vitamina C tiene un efecto antihistamínico. La mayoría de estas sustancias tiene un radical etil amino que está presente en el histamina, el ascorbato no lo tiene. Los antihistamínicos actúan ocupando sitios del receptor en las células basófilas y en los mastocitos evitando la liberación de histamina.

Cuadro de texto:  


Grafica 4. Molécula de un anticuerpo


En la molécula de IgE que es el anticuerpo implicado en las alergias, hay 20 puentes de disulfuro (S-S). Ver la grafica. Estos unen las dos cadenas pesadas de este anticuerpo en la región de la bisagra del extremo superior y aparecen en cada una de las cadenas. Al favorecer la reducción de estos puentes, el ascorbato impide que esta inmunoglogulina se fije al antígeno y desencadene los eventos inflamatorios. La cisteína y el glutatión cumplen también esta tarea.

Cathcart piensa que en los tejidos sanos normalmente los anticuerpos circulan en un estado no activado (unprimed). Antes de fijarse a los antígenos deben activarse a menos que estén en áreas con muchos radicales libres o un estado del oxidoreducción relativamente oxidado. Este estado se presenta cuando hay traumas, cirugía, infecciones, reacciones alérgicas, etc.

En los sujetos alérgicos las dosis altas de ascorbato reducen el área de alteración del potencial oxidado y mejoran la tolerancia al polen. Cuando se toman dosis moderadas de ascorbato, hay irritaciones superficiales en las mucosas del polen pero el edema profundo desaparece.

El tratamiento efectivo de las infecciones intestinales, como la Candida puede invertir el potencial de oxidoreducción desactivar los anticuerpos en la pared del intestino.

Los pacientes con fiebre del heno, asma, alergias normalmente toleran entre 15 a 50 gramos por 24 horas divididas en 4 a 12 dosis. Cathcart ha tenido alrededor de 1.000 pacientes alérgicos y ha verificado este hallazgo en la mayoría de los casos.

Cuando el asma es inducida por el ejercicio, las dosis masivas tomadas antes, durante, y después del ejercicio normalmente previenen los ataques. Igualmente ocurre con los ataques asmáticos provocados por infecciones y por infecciones respiratorias altas.

La urticaria, las picaduras de abeja y los eccemas mejoran en grados variables que dependen de la tolerancia del paciente al ascorbato.

Las grandes dosis de ascorbato intravenoso en el rango de 60 gramos por día por un día o dos, favorecen la tolerancia al ácido ascórbico oral.

La Escarlatina

Cathcart cita tres pacientes con escarlatina. En estos casos el salpullido, la fiebre, y todas las otras manifestaciones de la enfermedad desaparecieron en unas horas cuando los pacientes ingirieron la dosis de tolerancia de ácido ascórbico. El efecto del ascorbato en la escarlatina es dramático.

Las Reacciones Medicamentosas

Cathcart cita acerca de aproximadamente 2.000 pacientes con penicilina, ampicilina, y cefalosporinas junto con la dosificación de ascorbato basada en tolerancia del intestino sin ninguna reacción alérgica inmediata a esas medicaciones. Tubo uno reacción retardada a la penicilina en un niño. Sus síntomas se disminuyeron temporalmente con las dosis masivas de ascorbato.

Las mujeres que tienen una tendencia a las infecciones micóticas vaginales cada vez que reciben antibióticos, tienen una marcada reducción de esta complicación cuando toman la dosis de ácido ascórbico basada en la tolerancia del intestino junto con los antibióticos.

Adicionalmente, el ascorbato parece actuar el sinergísticamente con los antibióticos y significativamente ensanchar el espectro de actividad de los antibióticos.

La Mononucleosis

El mononucleosis aguda es un buen ejemplo porque hay semejante diferencia obvia entre el curso de la enfermedad, con y sin el ascorbato.

Varios pacientes de mononucleosis inadvertidamente recibieron penicilina junto con el ácido ascórbico y no tuvieron ninguna reacción alérgica. Esta experiencia es notable debido a la muy alta incidencia de reacciones alérgicas a la penicilina en los pacientes con mononucleosis.

La Hepatitis

Los casos agudos de hepatitis responden dramáticamente. Con el tratamiento las pruebas de laboratorio incluyendo las SGOT, SGPT y las bilirrubinas se normalizan de forma rápida.

Morishige un investigador japonés ha demostrado la efectividad del ascorbato en la prevención de las hepatitis transfusional.

La Neumonía por Pneumocystis Carinii (NPC), la causa inmediata más común de muerte en los pacientes de sida se trata particularmente eficazmente con una combinación de ascorbato y drogas del sulfa. De las complicaciones de Sida , la NPC es la el más fácilmente se trata con ascorbato.

La debilidad severa, el malestar, la pérdida de peso, etc., típicos de la NPC son manifestaciones de anascorbemia debido a la rapidez con que este estado responde al ascorbato.

El ascorbato, en combinación con el resto del protocolo del Sida, previene la mayoría de los ataques de NPC aguda. Normalmente pueden prevenirse los resfríos y otras enfermedades respiratorias que predisponen al desarrollo de NPC.

Cathcart considera que los pacientes con NPC normalmente pueden tratarse ambulatoriamente, si se tratan temprano, usando la tolerancia intestinal para dosificar el ascorbato junto a la sulfa apropiada sin el peligro de reacciones alérgica a la sulfa.

“La mentira más grande, costosa y genocida de los siglos 20 y 21, es que no puedan curarse o mejorarse toda clase de enfermedades infecciosas con dosis masivas de vitamina C”

Robert Cathcart

Traumas, Cirugías y Quemaduras

La capacidad de producción de ascorbato en los animales resalta su importancia en los casos de traumas y cirugías. Cualquiera que haya hecho cirugía veterinaria se impresiona por la rápida recuperación.

Los dolores e inflamaciones por traumas, cirugías y quemaduras se reducen notablemente con dosis de tolerancia intestinal de ácido ascórbico. En los casos de trauma y cirugía deben darse un mínimo de 6 dosis por día. Las quemaduras pueden requerir dosis cada hora. Las quemaduras severas, los traumas y las cirugía deben tratarse con ascorbato intravenoso.

El efecto de ascorbato en los anestésicos debe estudiarse. Los barbitúricos y muchos narcóticos, deben evitarse cuando se usa ascorbato durante la cirugía debido a que este ultimo bloquea su acción.

Cathcart llama la atención sobre la eliminación de la confusión en los pacientes mayores luego de cirugías mayores como fracturas de la cadera cuando se usaba ascorbato. Esta confusión normalmente se atribuye para embolias grasas y a la inflamación subsecuente provocadas en los tejidos por el embolo. Se disminuyeron considerablemente el dolor y el tiempo de recuperación del post-operatorio. La inflamación y el edema se reducen notablemente.

Por otra parte, las dosis masivas de ascorbato evitan también la muerte de los injertos autógenos debida a la mala circulación por inflamación secundaria.

El Cáncer

La relación entre la vitamina C y el cáncer esta largamente documentada. Abraham Hoffer y Linus Pauling han destacado la exitosa experiencia del uso del ascorbato en el cáncer en mas de 1.000 casos en su libro "Vitamin C & Cancer".

Uno de los aspectos que más preocupa hoy a los oncólogos es la angiogénesis porque tanto la persistencia del tumor como la extensión de las metástasis dependen de este factor. El ascorbato al reforzar la trama de colágeno y al impedir la formación de nuevos vasos, ha mostrado una importante acción anti-angiogenesis.

Hay que destacar la necesidad de administrar dosis diarias por encima de los doce gramos a estos pacientes, debido a que dosis inferiores parecen agravar el desarrollo de las metástasis.

El Ascorbato junto con la vitamina E, el betacaroteno, el selenio, el dimetilsulfóxido y el acido lipoico constituyen hoy las principales ortomoleculas en la prevención y control de este flagelo.

El Herpes

Las infecciones por herpes tienen un notorio alivio con dosis masivas de ascorbato. Sin embargo, las recaídas son aun frecuentes. La combinación del ácido ascórbico con zinc y lisina mejora la eficacia de esta terapia.

En los herpes crónicos, el ascorbato intravenoso es también de beneficio.

Cuadro de texto:  


 Fred Klenner

Síndrome de Muerte Infantil Súbita

Kalokerinos y Klenner consideran que estas muertes se deben a una deficiencia súbitas de ascorbato. Este escorbuto inducido ocurre más probablemente cuando la dieta es pobre en vitamina C. Todos los factores predisponentes de este trastorno se asocian a un bajo consumo de vitamina C o a una destrucción aumentada.

El Sida

Antes de que los pacientes de Sida hubieran mostrado buena respuesta a los antioxidantes, la experiencia con N-Acetil Cisteina había sido muy prometedora.

Alguien pensó en usar en cambio ascorbato debido a su menor costo. Los resultados no han sido menos dramáticos. La evidencia clínica indica que las dosis masivas de ascorbato de 50 a 200 gramos en 24 horas pueden suprimir los síntomas de la enfermedad y pueden reducir la tendencia notablemente a las infecciones secundarias.

El ascorbato en altas concentraciones reduce el NAD(P) y por consiguiente puede proporcionar electrones de alta energía necesarios reducir el oxígeno molecular usado en la cadena respiratoria de fagocitos. Esta es una función determinante en la recuperación inmunológica.

La Litiasis Renal

La principal complicación que se ha atribuido a la vitamina C ha sido la formación de cálculos renales debido a la formación de oxalato y a su excreción aumentada en la orina.

Hasta la fecha no ha sido publicado el primer caso. Cathcart en su experiencia de mas de 23.000 pacientes no informa ninguno. Por el contrario piensa que las dosis masivas de ascorbato previenen este trastorno. Cita unos pocos casos de pacientes con cálculos antes de la titulación quienes no volvieron a presentar crisis. Las infecciones urinarias agudas y crónicas a menudo son eliminadas; este hecho puede resolver muchos de estos casos.

La Enfermedad Coronaria y la Hipercolesterolemia

En 1941, el cardiólogo canadiense J. C. Patterson reportó que más del 80% de sus pacientes con enfermedad coronaria tenía bajos niveles sanguíneos de vitamina C.

EL Dr. G. C. Willis en 1955, demostró que la suplementación de vitamina C reduce los depósitos arteriales de placa.

Son muchas las observaciones sobre el valor de la vitamina C en este trastorno. Linus Pauling cita los siguientes hechos:

  • Mas del 80 % de los pacientes con enfermedad coronaria tienen deficiencia de vitamina C.
  • La suplementación de vitamina C reduce los depósitos de placa en las arterias.
  • Los animales que producen vitamina C no sufren la enfermedad coronaria que mata a los humanos.
  • El cerdo de Guinea que no produce vitamina C, sufre del mismo tipo de lesiones vasculares que causa el infarto en los humanos.

· En 1970 Linus Pauling publicó su primer libro sobre la vitamina C. Por esto, en esos años, el consumo de esta vitamina en los Estados Unidos se incrementó en un 300%. La mortalidad por enfermedad cardiaca disminuyó un 30% solamente en este país. No se ha documentado otro cambio sustancial en la dieta de los norteamericanos que justifique esto.

En 1989, los doctores Linus Pauling y Mathias Rath descubrieron que las megadosis de vitamina C previenen el depósito de lipoproteína A en las paredes arteriales. En 1991 ellos publicaron "La solución al acertijo de la enfermedad cardiovascular humana".

En esta integran varias observaciones que indican que la causa primaria de la enfermedad coronaria es la deficiencia de vitamina C que debilita la pared arterial de colágeno. Secundariamente la placa arterial de lipoproteína A se forma en las fisuras. Ver la gráfica.

Globalmente este proceso es una manifestación de la anascorbemia crónica. La elevación de la proteína C reactiva, la homocisteína y el fibrinógeno son otras conocidas manifestaciones de este trastorno.

Grupo

Producen Vit. C

Lp(a) en sangre

E.Coronaria

Humanos

No

Si

Si

Primates desarrollados

No

Si

Si

Cerdos de Guinea

No

Si

Si

El 99.9% de las otras especies

Si

No

No

Gráfica 6. Esquema de la teoría unificada de la enfermedad coronaria de Pauling y Rath.

Otros trastornos

Los siguientes son datos citados por Cathcart:

  • Boyd and Campbell reportaron resultados excelentes en la curación de úlceras corneales con dosis de 1.5 gramos al día. En un caso de quemadura corneal por fósforo de cerillas, el dolor calmó completamente con una dosis intravenosa de 12 gramos de vitamina C puesta con jeringa de 50 c.c. Se le prescribió un gramo cada hora hasta alcanzar 50 gramos. La cornea estuvo normal en 24 horas.

  • Una inyección única de ácido ascórbico en dosis de 500 mg / Kg de peso revierte un cuadro de insolación.

  • Una a tres inyecciones de vitamina C en una dosis de 400 mg / Kg efectúan una cura dramática en una pancarditis viral.

  • Un gramo tomado cada una o dos horas durante la exposición al sol previene la quemadura solar.

  • Las inyecciones intravenosas alivian rápidamente el dolor y el eritema, aun en una quemadura de segundo grado.

  • Una a tres inyecciones de vitamina C en una dosis de 400 mg / Kg efectúan cada ocho horas resuelven una rubéola en 24 horas.

La Preparación del Ascorbato Endovenoso

El ascorbato de sodio que se use no debe contener preservativos. Solo debe tener una pequeña cantidad de EDTA para quelar trazas de cobre y hierro que pueden destruir el ascorbato. Las soluciones contienen ascorbato de sodio 250 o 500 mgrs por cc.

Las mezclas de 250 mg pueden usarse en niños intramuscularmente en dosis de 350 mg /kg hasta cada 2 horas. Cuando el volumen es muy grande para el uso intramuscular hay que usar el medio intravenoso. Las dosis inadecuadas serán inefectivas.

Cathcart usa un frasco de 500 estéril y vacío. Llena hasta la línea de 300 cc con ascorbato de sodio. Este volumen equivale a 250 gramos de ascorbato. Agrega 500 mg de EDTA es decir 5 cc de la preparación del stock normal y completa con agua destilada. Esta mezcla contendrá 500 miligramos de ascorbato por cc. Equivale a 485 mg de ácido ascórbico. Se rotula y se guarda en nevera. Las dosis son usualmente de 400 a 700 mg/ kg por 24 horas.

Si se usan grandes dosis de ascorbato intravenoso se necesita administrar al menos un gramo de gluconato de calcio diariamente para reemplazar el calcio libre. El ácido ascórbico se convierte en ácido dehidroascórbico luego en ácido cetogulónico y luego a ácido oxálico que es eliminado como oxalato de calcio.

Un Caso Exitoso con una Inyección de 12 gramos

A continuación un caso de Klenner como ejemplo de la rápida acción del ascorbato en casos serios de picaduras de insectos.

“Un hombre adulto vino a mi consulta quejándose de un severo dolor en el pecho y no podía tomar una respiración profunda. Dijo que había sido picado o mordido 10 minutos antes.. Pensando que era una Viuda Negra y sin molestarme en buscar las marcas de colmillos por la gravedad de la situación, le apliqué un gramo de gluconato de calcio intravenoso, pero no mejoró. Suplicó por ayuda diciendo que se estaba muriendo y se fue poniendo cianótico y pálido por la falta de oxígeno. En ese momento puse 12 gramos de vitamina C rápidamente en una jeringa de 50 cc y con una aguja 20 se lo apliqué intravenoso tan rápido como pude empujar el émbolo. Aun antes de completar la inyección, el exclamó: "Gracias a Dios". El veneno había sido neutralizado rápidamente.

“Luego lo mandé a casa a buscar al "culpable". Pronto volvió con un objeto que parecía un ratón. Tenía 5 centímetros con un largo pelo marrón y una línea oscura en todo el dorso. Tenía siete pares de unidades propelentes y una cola muy parecida a la de un ratón.

“Al otro día llevé esa cosa a la universidad Duke donde fue identificada como una oruga liebre. Este raro gusano dejaba 44 marcas rojas levantadas en la espalda de sus victimas. A no ser por la vitamina C este hombre hubiera muerto por el shock y la asfixia.”

VISITANTE NUMERO:

CONTADOR:
View My Stats

Tienda de complementos nutritivos