DIRECTORIO

ORTOMOLECULAR NEWS

ORTOMOLECULAR NEWS LETTER
VOLUMEN I / I EPOCA

Director: Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
Noticias y Artículos de Dietética y Nutriología Ortomolecular y Antienvejecimiento para Profesionales de la Salud

INSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN

sábado, 6 de octubre de 2007

ORTOMOLECULAR NEWS

 
 
 
 
ORTOMOLECULAR NEWS
BOLETIN OFICIAL INFORMATIVO DE LA ASOCIACION HISPANO AMERICANA DE NUTRIOLOGIA ALTERNATIVA, ORTOMOLECULAR Y ANTIENVEJECIMIENTO A. C.
SUSCRÍBETE A ALGUNO NUESTROS FOROS:
 
 
 
ORTOMOLECULAR NEWS / I ÉPOCA/ ANO 1 / VOLUMEN 1
Director y Editor en Jefe: Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
 
 
 
NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR

LAS GLÁNDULAS SUPRARRENALES Y SU RELACIÓN CON LA SALUD Y LA ENFERMEDAD

EL ACIDO PANTOTÉNICO Y SU RELACIÓN CON LAS ALERGIAS

 
I PARTE
 
Por: Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
Escritor y Nutricionista Especializado en Dietética y Nutriología Ortomolecular
 
Las enfermedades alérgicas, que afectan a más de un 20 % de niños en todas las poblaciones del mundo y cuya incidencia crece continuamente, se producen cuando una sustancia extraña –denominada alergeno-, generalmente una proteína, entra en la sangre.
 
Los alergenos pueden introducirse en el torrente circulatorio por inyecciones de medicamentos, vacunas o sueros; a través de la piel, como sucede con cosméticos, venenos de animales ponzoñosos, o toxinas de plantas urticantes; desde la mucosa nasal (polen, polvo, escamas o caspa de la piel de diversos animales), pelos de animales; o bien a través del tracto intestinal, como ocurre con ciertos alimentos, medicamentos, bacterias, mohos o sus toxinas, aditivos químicos, agroquímicos y toxinas presentes en el agua.
 
La reacción alérgica a cualquiera de estas sustancias puede consistir en una erupción cutánea –como dermatitis o urticaria- fiebre de heno, asma, dolor de cabeza, congestión o escurrimiento nasal, sinusitis o perturbaciones digestivas diversas.
 
Sin embargo, se sabe que los individuos bien alimentados y por lo tanto sanos, no presentan reacción alguna cuando son expuestos a los alergenos, lo que indica que el objetivo del tratamiento ortomolecular de las alergias debiera consistir en reparar la salud por medio de una nutrición óptima y el consecuente fortalecimiento de la salud, en vez de centrarse en evitar el contacto con la sustancia que desencadena la reacción alérgica.
 
LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS SE DEBEN AL ESTRÉS Y AL AGOTAMIENTO SUPRARRENAL
 
Han Selye señaló que los síntomas alérgicos con frecuencia no son sino la reacción del organismo al estrés.
 
Si a los animales de laboratorio se les extirpan las glándulas suprarrenales para evitar que viertan cortisona en su sangre –lo que simula un estado de agotamiento suprarrenal del hombre- la reacción alérgica a la inyección de una sustancia extraña, puede ser sumamente grave o incluso mortal; en cambio en los animales sanos, dicha inyección provoca solo reacciones leves.
 
En diversas personas se ha tratado con éxito temporal toda clase de alergias administrando corticotropia o cortisona, hormonas que evidentemente no aliviarían los síntomas si no fuera porque el organismo las segregara en cantidad insuficiente durante el ataque de alergia.
 
Ciertas formas de estrés, como una nutrición incorrecta compuesta de alimentos industrializados, perturbaciones emocionales, exceso de trabajo y/o actividad física, descanso insuficiente, infecciones diversas, la ingestión de medicamentos y/o de toxinas medioambientales, suelen preceder el inicio de las alergias, de manera que el estrés adicional impuesto por el alergeno no es sino la gota que derrama el vaso.
 
Aunque el estrés incrementa la necesidad de la mayoría de los nutrientes, se ha observado que la alimentación de las personas alérgicas, presenta deficiencias de todo índole, excepto de carbohidratos, aceites y grasas refinadas, sustancias que por el contrario, suelen ingerirse en exceso. Se sabe que en muchos casos la alergia desaparece si se corrige la alimentación y se restituyen por medio de complementos nutritivos los nutrientes que escasean.
 
Por ejemplo, los niños que padecen asma, urticaria o eccema, mejoran marcadamente cuando se les suprimen los alimentos refinados y se les incluye hígado en su dieta diaria, también si se administra vitamina B-12 o, mejor, aun si se toman a un mismo tiempo esas 3 medidas correctivas.
 
En un estudio clínico efectuado en 32 niños alérgicos que padecían asma bronquial y eccema, fueron sometidos a un régimen abundante en proteínas, carente de hidratos de carbono, adecuada en ácidos grasos esenciales omega 6 de configuración cis-cis, y complementada con 600 mg de vitamina C, 32 mg de vitamina E 20,000 unidades de vitamina A, 800 unidades de vitamina D y dosis medradas de vitaminas del complejo B. La mayoría de ellos se curaron en el término de un mes, y el resto al cabo de dos meses.
 
EL PAPEL DE LA INSUFICIENCIA DE ACIDO PANTOTÉNICO (VITAMINA B-5)
 
En repetidas ocasiones se han provocado reacciones alérgicas en animales inyectándoles toxinas y diversas sustancias extrañas, y en todos los casos en los que previamente existía insuficiencia de ácido pantoténico, las reacciones alérgicas resultaron graves o mortales; en ningún otro tipo de insuficiencia de otros nutrientes tuvo un afecto equiparable. Como dicha insuficiencia de ácido pantoténico imposibilita a las glándulas suprarrenales la producción de cortisona, las inyecciones de clara de huevo crudo provocan síntomas similares a los de la fiebre de heno y acaban por causar la muerte.
 
Por el contrario, cuando la dieta es adecuada en todos los elementos nutritivos, o si se administra cortisona, los animales inyectados presentan reacciones alérgicas menos severas o no las presentan en absoluto.
 
De manera similar, si los enfermos graves de fiebre de heno reciben cortisona antes de exponerlos al polen que les causa la reacción alérgica, ésta no se presenta.
 
Los síntomas que acompañan las enfermedades alérgicas y los producidos en voluntarios sometidos a insuficiencia de ácido pantoténico, tienen una semejanza asombrosa; en ambos casos puede haber fatiga, apatía, anorexia, trastornos digestivos, dolor de cabeza, irritabilidad, nerviosismo, depresión, agresividad, somnolencia, infecciones respiratorias recurrentes, y un número anormalmente elevado de ciertas células conocidas como eosinófilos en la sangre de la linfa. Todos estos síntomas y aspectos relacionados a un estado de insuficiencia suprarrenal.
 
Se ha documentado que en muchos casos el aumento en el suministro de ácido pantoténico produce un alivio notable a las víctimas de alergias.
 
Se sabe que algunas razas de animales y ciertas familias humanas tienen necesidades inusualmente elevadas, de entre cuatro a 20 veces superiores, de ácido pantoténico, que el promedio de los demás individuos, y que las alergias a veces afectan a cuatro generaciones consecutivas de una misma familia; estos dos hechos hacen suponer que las personas alérgicas quizás tengan, por herencia genética (individualidad bioquímica), necesidades anormalmente acrecentadas de ésta vitamina del complejo B.
 
Aunque la ingestión diaria de ácido pantoténico en Estados Unidos y en el resto de los países americanos es, en promedio, de 4.5 mg o menos, los individuos de estas familias alérgicas requieren entre 40, 200 y más miligramos diarios para conservar su salud.
 
La necesidad de ácido pantoténico quizás sea especialmente grandes entre los niños, más aún entre los recién nacidos, ya que se encuentran en una etapa de rápido crecimiento; siendo insuficiente sin embargo el suministro recibido, lo cual explicaría porque las alergias son tan comunes entre ellos. Muchos niños superan sus alergias una vez que su necesidad de ácido pantoténico ha disminuido al cesar el crecimiento.
 
Aun así no hay que pasar por alto que son varios los nutrientes que se requieren para la secreción normal de hormonas hipofisiarias y suprarrenales y que las glándulas suprarrenales lesionadas por carencia de ácido pantoténico, no se recuperan sino después de varias semanas de mejorar en todos los aspectos la alimentación.
 
Algunos nutrientes especialmente críticos para las glándulas suprarrenales son: los ácidos grasos esenciales omega 6 (como ácido linoleico y ácido gamma-linolénico), vitamina C, vitamina E, y  magnesio.
 
En resumen, para fortalecer las glándulas suprarrenales, mejorar la secreción de cortisona y combatir las alergias con eficacia y a largo plazo, es necesario suprimir los alimentos refinados, disminuir la ingesta total de carbohidratos y grasas, incrementar la ingesta de proteínas de elevada calidad biológica, y suministrar cantidades óptimas de todos los micronutrientes esenciales, no esenciales y accesorios.
 
Es muy recomendable incluir diariamente alimentos crudos (frutas y vegetales), así como probióticos y fibras alimentarias. Algunos autores proponen que el 30 % de los alimentos que componen la dieta sean crudos, otros autores proponen que el 70 % de los alimentos se coman crudos.
 
Además de prescribir todo el complejo vitamínico B (no olvidemos que las vitaminas del complejo B funcionan de manera sinérgica y que por lo tanto siempre se deberá de administrar completo).
 
Es importante además, incluir en el tratamiento: entre 100 a 1000 mg de ácido pantoténico, entre 500 a 3000 mg ácidos grasos esenciales omega 6 biológicamente activos (que puede ser aceite de prímala, también conocido como aceite de onagra, o bien aceite de borraja, ambos de primera presión en frío, con ácidos grasos poliinsaturados de configuración cis-cis), entre 1000 y 4000 mg vitamina C natural (de preferencia acompañada de flavonoides), vitamina E natural (suministrada como d-alfa-tocoferol, o tocoferoles mixtos), y magnesio.
 
Para definir la dosificación es necesario tomar en cuenta la individualidad bioquímica, y condición fisiológica de cada persona.
 
Es recomendable acompañar este tratamiento con una formula multivitamínica que contenga todas las demás vitaminas, minerales, oligoelementos y algunos otros antioxidantes y extractos de plantas medicinales.
 
Bibliografía:
 
  1. Adelle Davis. Let's Get Well. 1987.
  2. Jorge Sintes Pros. "Virtudes Curativas de las vitaminas". 1976.
  3. Sgawn Talbott, Ph.D. "The Cortisol Connection" 2002.
  4. James. L. Wilson, N.D., D.C., Ph.D. Johnathan V. Wright, M.D. "Adrenal Fatigue. The 21st Century Stress Syndrome".   2001.
 
 
 
 


AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado Saldana
Fundador y presidente.

VISITANTE NUMERO:

CONTADOR:
View My Stats

Tienda de complementos nutritivos