DIRECTORIO

ORTOMOLECULAR NEWS

ORTOMOLECULAR NEWS LETTER
VOLUMEN I / I EPOCA

Director: Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
Noticias y Artículos de Dietética y Nutriología Ortomolecular y Antienvejecimiento para Profesionales de la Salud

INSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN

domingo, 9 de septiembre de 2007

Aceite de oliva Salud sin aditivos

Aceite de oliva Salud sin aditivos

Aceite de oliva Salud sin aditivos
Oro líquido embotellado. Un placer para el paladar y un escudo protector para el organismo
Entre tantos lácteos que bajan la tensión y mejoran las defensas, margarinas anticolesterol y zumos cargados de vitaminas que atrapan la atención del consumidor, el aceite de oliva parece relegado en las estanterías del supermercado. El oro líquido de la gastronomía mediterránea no necesita ningún añadido para ser un alimento saludable. Los antioxidantes, los ácidos grasos beneficiosos y las sustancias terapéuticas están incorporados en el zumo de la aceituna, sin ningún artificio. En sí mismo es un alimento funcional con beneficios directos en el sistema cardiovascular, en el envejecimiento celular y quizá en algunos tipos de cáncer.
En Estados Unidos, donde no existe tradición en su consumo, se han reconocido estos beneficios y se vende con una etiqueta que resalta sus efectos cardiosaludables. En los supermercados europeos multitud de alimentos alardean de sus ventajas nutricionales sin que el aceite de oliva tenga apoyo alguno. Pero esta situación podría cambiar en los próximos tres años. Antes de 2010, Europa tendrá elaborada una lista de alimentos a los que se permitirá resaltar sus beneficios para la salud. Y los envases de aceite de oliva podrían lucir una etiqueta que les identifique como alimento cardiosaludable.
Publicidad veraz
Se trata sólo de un paso dentro de un ambicioso proyecto europeo por acabar con la permisividad con la que la industria de la alimentación ha podido lanzar mensajes de nutrición y salud. La intención de la UE es que los fabricantes demuestren con estudios las propiedades de sus productos. Sin aval científico, nadie podrá destacar los beneficios saludables. Así se pondrá fin a mensajes engañosos, exageraciones y verdades a medias. Se exigirá que los alimentos funcionales con leyendas como «reduce la tensión», «baja el colesterol» o «refuerza tus defensas» no sean sólo reclamos publicitarios, sino verdades respaldadas.
La nueva ordenación permitirá a alimentos naturales sin ninguna manipulación industrial resaltar sus virtudes en el etiquetado. Zumos de frutas, productos lácteos, el pan , cereales de desayuno o el aceite de oliva podrían incluirse en esa categoría. En todos los casos se deberá demostrar con estudios científicos sus beneficios en el organismo.
Los países del arco mediterráneo (Francia, Italia, Grecia) con España a la cabeza están luchando por conseguirlo. Si los estudios científicos presentados convencen a la autoridad alimentaria europea el aceite de oliva podría lucir una etiqueta que promocione sus capacidad antioxidantes y sus beneficios en el sistema cardiovascular. Mensajes del tipo: «El aceite de oliva mejora su colesterol plasmático y tiene efecto antioxidante» o «Ayuda a regular el colesterol», son algunas de las leyendas que se estudian.
Reforzar el consumo
Con esta iniciativa se pretende reforzar el consumo de aceite de oliva, para que no pierda espacio con otras alternativas más baratas y menos saludables como el aceite de girasol o maíz. El Ministerio de Agricultura, con la subdirectora Isabel Bombal a los mandos, lidera una iniciativa que no está resultando sencilla.
Las propiedades del aceite de oliva son de sobra conocidas. Pero ha costado que, en pleno combate contra la obesidad y lucha contra las grasas, Europa quiera premiar a un alimento con un contenido calórico tan elevado. «Hemos luchado durante dos años para que se haga una excepción con el aceite de oliva, sea cual sea el tipo, mezcla o virgen extra. Ahora debemos conseguir que la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria dé su conformidad a los estudios científicos aportados», explicó Bombal. El siguiente paso será reconocer las propiedades de los aceites de mayor calidad -virgen y virgen extra-, con mayor contenido en polifenoles, potentes antioxidantes.
Una grasa fundamental
Las investigaciones del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, dirigidas por Francisco Pérez Jiménez, serán claves en la decisión europea. Desde hace años los estudios científicos sobre los beneficios protectores del aceite de oliva en el organismo se acumulan. Se sabe que reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, que evita que los diabéticos necesiten menos cantidad de insulina, que actúa contra el envejecimiento y que podría ser un escudo protector contra algunos tipos de cáncer como el de colon o mama, aunque es pronto para dar como certeza científica todos esos valores. «A Europa hemos llevado pruebas rotundas y definitivas sobre los trastornos en los que no hay ninguna duda que el aceite de oliva es beneficioso», señala el profesor Pérez Jiménez. Esos estudios refrendan su poder antioxidante y avalan sus efectos beneficiosos en el sistema cardiovascular y sobre el envejecimiento.
Colesterol «malo» y oxidado
Nuestro «oro líquido» no sólo evita el consumo de otras grasas insanas, también es un escudo protector del corazón. Eleva el colesterol «bueno» (HDL), reducen la cantidad del «malo» (LDL) y evitan la obstrucción de las arterias. «Su poder reside en los polifenoles», cuenta Pérez Jiménez. Estos potentes antioxidantes combaten el nivel de oxidación del colesterol. Desde hace tiempo se sabe que el colesterol LDL predice el riesgo cardiovascular. Tan importante es tenerlo alto como oxidado. Incluso el colesterol «malo» si no se oxida, no es capaz de producir aterosclerosis. Los polifenoles del aceite disminuyen la oxidación lípida y mantienen un equilibrio esencial para conservar en forma el árbol cardiovascular.
El aceite de oliva también actúa a nivel celular. Su consumo habitual permite que se estabilice el ácido oleico en la membrana y reduce la oxidación. Esta función es importante porque si envejecemos es porque nos oxidamos. Además tanto la oxidación como el envejecimiento están relacionados con el deterioro cognitivo y la aparición del cáncer.
Uno de los campos más fascinantes en el estudio del aceite de oliva se sitúa ahora en su capacidad para prevenir algunos tumores y enfermedades neurodegenerativas como el alzheimer. En Estados Unidos un amplio estudio epidemiológico con más de 63.000 mujeres demostró que las consumidoras de aceite de oliva tenían una incidencia menor de cáncer de mama y hay indicios de su efecto protector en el de colon.


AHANAOA A. C.

Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado

Fundador y presidente.

http://www.nutriologiaortomolecular.org/ 

http://www.seattlees.com/



¡Sé un mejor ambientalista!
Encuentra consejos para cuidar el lugar donde vivimos en:
http://mx.yahoo.com/promos/mejorambientalista.html

VISITANTE NUMERO:

CONTADOR:
View My Stats

Tienda de complementos nutritivos