DIRECTORIO

ORTOMOLECULAR NEWS

ORTOMOLECULAR NEWS LETTER
VOLUMEN I / I EPOCA

Director: Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
Noticias y Artículos de Dietética y Nutriología Ortomolecular y Antienvejecimiento para Profesionales de la Salud

INSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN

domingo, 16 de septiembre de 2007

Psiquiatría ortomolecular: bases teóricas y propuestas de intervención.

(Orthomolecular psychiatry: theory basics and intervention strategies.)

FUENTE: INTERPSIQUIS. 2003; (2003)

David Puchol Esparza.

Licenciado en Psicología
Diplomado en Nutrición y Dietética

E-mail: dpuchol@yahoo.es

PALABRAS CLAVE: Psiquiatría Ortomolecular, Bases Teóricas, Propuestas Intervención.

KEYWORDS: Orthomolecular Psychiatry,Theory Basics, Intervention Strategies.)

página 1

[otros artículos] [10/2/2003]

Resumen


Linus Pauling (1968) definió la Psiquiatría Ortomolecular como la prevención y el tratamiento de la enfermedad mental a partir de la provisión del entorno molecular más adecuado para la mente,a través de la potenciación de los niveles óptimos de concentración de determinadas sustancias normalmente presentes en el cuerpo humano.

En esta conferencia,tras una introducción al concepto de Psiquiatría Ortomolecular,se analiza el papel de los Macronutrientes y Micronutrientes en la prevención y tratamiento de los trastornos mentales.

El análisis del papel de los Macronutrientes en la salud mental incluye:

1) Las Proteínas (Los Aminoácidos Fenilalanina,Tirosina,Acido Gamma-Amino-Butírico,Glutamina,Triptófano y 5-HTP) 2) Los Hidratos de Carbono (Detección y Tratamiento de la Hipoglucemia) 3) Las Grasas (Ácidos Grasos Polinsaturados Omega-3).

El análisis del papel de los Micronutrientes en la salud mental incluye:

1) Las Vitaminas (Tiamina,Niacina,Piridoxina,Cobalamina,Ácido Fólico y Ascórbico) 2) Los Minerales (Sodio,Potasio,Hierro,Magnesio,Calcio y Zinc)

Para finalizar,se presenta la fundamentación científica que subyace a la aplicación de las estrategias anteriormente citadas en el tratamiento específico de los Trastornos de Ansiedad y en los Trastornos del Estados de Ánimo.

Tal y como señala Hoffer (1989),uno de los máximos especialistas en este campo, y que resume mi propia posición personal al respecto:“La Psiquiatría Ortomolecular no debería ser interpretada como la negación total del tratamiento psiquiátrico tradicional.Una proporción de los pacientes requerirán un tratamiento ortodoxo,otra proporción obtendrán mayores beneficios a partir de un tratamiento ortomolecular y el resto necesitarán una sabia combinación de ambos.”


Abstract

According to Linus Pauling (1968),orthomolecular psychiatric therapy is the treatment of mental disease by the provision of the optimum molecular environment for the mind, especially the optimum concentrations of natural substances,normally present in the human body.

In this conference,after a brief introduction to Orthomolecular Psychiatry,the role of macronutrients and micronutrients in the prevention and treatment of mental disorders are discussed.

The analysis of the role of macronutrients in mental health includes:

1)Proteins (Phenylalanine,Tyrosine,Gamma Amino Butyric Acid, Glutamine,Tryptophan and 5-HTP) 2)Carbohydrates (detection and management of hypoglycemia) 3)Fats (Omega-3 Polyunsaturated fatty acids )

The analysis of the role of micronutrients in mental health includes:

1)Vitamins (Thiamine,Niacin,Pyridoxine,Cobalamin,Folic Acid and Ascorbic Acid) 2)Minerals (Sodium,Potassium,Iron,Magnesium,Calcium and Zinc)

As a conclusion to the conference,the latest scientific evidence in favor of the aforementioned intervention strategies in the treament of anxiety and mood disorders are presented.

As Hoffer wrote (1989): "Nor is orthomolecular treatment a replacement for standard treatment. A proportion of patients will require orthodox treatment, a proportion will do much better on orthomolecular treatment, and the rest will need a skillful blend of both."


Introducción

La importancia atribuida a la correcta nutrición no es un novedad.El propio Hipócrates afirmaba “Que la comida sea tu medicina y la medicina sea tu comida”. Si bien mucha gente ha llegado a comprender y asumir la conexión inequívoca entre la nutrición y la salud física,pocas personas son plenamente conscientes de la relación existente entre la nutrición adecuada y la propia salud mental.

Mas allá del oxígeno que respiramos,todo lo que necesitamos para sobrevivir proviene de lo que comemos y bebemos.La comida abastace y fortalece el cuerpo y la mente.De hecho el cerebro dispone de prioridad absoluta a la hora de absorber los nutritientes de los que dispone el cuerpo y frecuentemente los primeros efectos de los déficits nutricionales se dejan sentir en los aspectos psicológicos del individuo (Cass,1998).

El cerebro es una inmensa ‘fábrica’ de productos de naturaleza bioquímica que constantemente produce sustancias como la Serotonina, la Dopamina, la Norepinefrina y otras sustancias químicas denominadas neurotransmisores durante 24 horas al día. La única materia prima de la que dispone para su fabricación son los propios nutrientes que ingerimos a través de los diversos tipos de alimentos;Proteínas,Aminoácidos,Hidratos, Vitaminas......etc....Si el cerebro, por cualquier razón, recibe cantidades inapropiadas de estas ‘materias primas’ o en la proporción errónea, es lógico esperar no pocas dificultades en la síntesis de esos mismos neurotransmisores y en los procesos físicos y psicológicos directamente dependientes de ellos.

Durante las últimas décadas la comunidad médica más tradicional e inmovilista ha obviado,cuando no negado abiertamente,la conexión fundamental entre la nutrición y las diversas enfermedades mentales. Los profesionales de la salud mental,fieles al dogma oficial,han contribuido de forma considerable a la propagación de este mito,negando en unos casos y menospreciando en otros,la posible relación entre los trastornos mentales y los hábitos nutricionales y dietéticos.

En la actualidad,los psicofármacos,en el mejor de los casos complementados con la psicoterapia,continuan siendo el ‘antídoto’ más extendido y aceptado para luchar contra la enfermedad mental. La aproximación psiquiátrica más ortodoxa continua viendo a los trastornos mentales como ‘enfermedades mentales’ en su mayor parte incurables,con un fuerte componente biologicista y fatalista y que,de algún modo,han de ser ‘controladas’ o ‘minimizadas’ a través de la amplia variedad de drogas psiquiátricas que se encuentran disponibles en la actualidad en el mercado farmacéutico.

Más allá de los dogmas establecidos,la realidad que se desprende en la práctica diaria es muy diferente.El descontento entre amplios sectores de los profesionales de la salud mental acerca de las teorías oficiales y su utilidad práctica han provocado que cada vez con mayor intensidad se busquen alternativas más efectivas para ayudar a los pacientes. La investigación más reciente parece avanzar en esta misma dirección.Virtualmente para casi cada trastorno mental existen estudios científicos de calidad que sugieren constantemente la posibilidad de que los factores nutricionales y dietéticos jueguen un papel fundamental,mucho mayor del que se ha sostenido tradicionalmente, en la prevención y/o tratamiento de los diferentes trastornos mentales.

Muchas enfermedades mentales son provocadas,en buena medida,por problemas relacionados con el metabolismo de los neurotransmisores,y muchas drogas psiquiátricas actúan sobre estos mecanismos biológicos optimizando su metabolismo. La depresión,por ejemplo,puede ser provocada entre otras razones por un metabolismo ineficiente de algunos neurotransmisores,determinados antidepresivos sintéticos basan su principal mecanismo de actuación ‘elevando’ la concentración de determinados neurotranmisores en el cerebro. Los aminoácidos,por su parte,son los principales precursores en el metabolismo de los neurotransmisores y otras sustancias químicas responsables de la estabilización del estado de ánimo. La investigacioón reciente ha demostrado la efectividad de la terapia basada en el uso selectivo de ciertos aminoácidos para combatir la depresión en determinados pacientes (Cass,1998)

A lo largo de los últimos años cada vez más profesionales han ‘descubierto’ que los tratamientos psiquiátricos clásicos no son la única vía posible. Las alternativas terapéuticas naturales gozan cada vez de mayor coherencia y fundamentación científica aunque todavía queda un largo y difícil camino por recorrer. Estas alternativas naturales,herederas directas de los primeros planteamientos de la Psiquiatría Ortomolecular,tratan de descubrir y actuar sobre la verdadera raíz del problema en lugar de enmascarlo a través del alivio sintomático y superficial de los síntomas característicos de los diversos trastornos mentales,mediante el uso intensivo de una amplia variedad de psicofármacos,no exentos de efectos secundarios.

Cientos de casos científicamente documentados ‘certifican’ la existencia de personas que se han recuperado satisfactoriamente de trastornos diagnosticados y etiquetados como “enfermedades mentales” cuando lo que en realidad estaban era físicamente enfermos. En el momento en que el orígen de su problema fue detectado y tratado con efectividad,iniciaron el verdadero camino hacia la recuperación definitiva y completa.


A título ilustrativo,sirva como testimonio el ofrecido por el doctor Carl Pfeiffer,uno de los investigadores pioneros en el uso del tratamiento nutricional de los problemas mentales,el cual encontró que cerca del 90% de los pacientes clasificados como ‘esquizofrénicos’ podrían ser ‘socialmente rehabilitados’ a través de estrategias de carácter básicamente nutricional y dietético. Estos mismos pacientes son considerados, por lo general,como incurables por parte de la clase médica oficial y condenados irremediablemente al sometimiento y dependencia de por vida a las drogas psiquiátricas. En mi opinión,aunque quizás el porcentaje sugerido por el doctor Pfeiffer me parezca excesivo,aunque ‘sólo’ fueran la mitad de los sugeridos sería un porcentaje lo suficientemente significativo como para provocar una revisión crítica y radical de los dogmas establecidos por la psiquiatría más tradicional.

Los expertos en nutrición y dietética podrían tener un papel destacado dentro de un equipo multidisciplinar para el tratamiento de los trastornos mentales. Las enfermedades psiquiátricas pueden afectar adversamente la ingestión de comida y el status nutricional del paciente. Del mismo modo,las drogas utilizadas para tratar dichos trastornos pueden afectar de forma significativa el apetito y la función gastrointestinal,y pueden interactuar negativamente con la comida.(Gray y Gray,1989).

Antes de analizar algunas de las posibilidades terapéuticas que en la actualidad están disponibles,asumiendo como marco de referencia para la intervención la Psiquiatría Ortomolecular,examinemos los orígenes históricos y el marco conceptual básico de esta disciplina,requisito esencial para entender la filosofía general y los principios teóricos que sirven de fundamento a las estrategias de intervención específicas que expondré posteriormente.


La Psiquiatría ortomolecular: bases históricas y teóricas

El concepto de Medicina Ortomolecular hace referencia a la disciplina científica que utiliza,para la prevención y la eliminación de las enfermedades,la provisión al organismo afectado de cantidades específicas de sustancias presentes de forma natural en el propio cuerpo.

El término ‘Ortomolecular’ fue por primera vez utilizado por Linus Pauling en un artículo publicado en ‘Science’ en 1968. Este artículo describía,por primera vez,los fundamentos teóricos de lo que posteriormente se convertiría en una especialidad,con entidad propia,dentro de la medicina alternativa.

El propio Linus Pauling (1968) lo explicaba en los siguiente términos:

“Los métodos prinicipalmente utilizados en la actualidad para tratar a los pacientes con trastornos mentales son la psicoterapia (el psicoanálisis y los esfuerzos relacionados en proporcionar insight terapéutico y reducir el estrés ambiental) la quimioterapia (fundamentalmente a través del uso de potentes drogas sintéticas como chlorpromazine o productos naturales poderosos extraídos de las plantas como reserpine) y la terapia convulsiva de shock (terapia electro-convulsiva,terapia de coma insulínico y la terapia de shock con pentylenetetrazol). He llegado a la conclusión de que otra aproximación terapéutica,que puede ser denominada como terapia ortomolecular,puede ser de un gran valor,y puede convertirse en la mejor forma de tratamiento para muchos pacientes.”

-Linus Pauling, Science, April 19, 1968, p. 265

El concepto clave en la Medicina Ortomolecular gira en torno a la idea del papel central de los factores géneticos,no solo en las características físicas de los individuos sino tambien en sus propios procesos bioquímicos y metabólicos internos. Los procesos metabólicos del cuerpo presentan una significativa variabilidad genética en aspectos claves como ,por ejemplo,en las concentraciones individuales de ciertas encimas clave o en la eficiencia en el transporte de proteínas. Enfermedades como la arterioesclerosis,el cáncer,la esquizofrenia o la depresión están asociados con anormalidades bioquímicas específicas que son o bien el orígen o bien el factor clave agravante de la propia enfermedad.

Desde el punto de vista de la Psiquiatría Ortomolecular,la provisión de determinadas sustancias naturales beneficiosas,en la cantidad y proporción adecuada,como Vitaminas,Aminoácidos o Grasas Esenciales,pueden ejercer una labor preventiva y/o modificadora de los desajustes bioquímicos responsables del trastorno mental.

“Variando las concentraciones de sustancias normalmente presentes en el cuerpo humano podremos controlar la enfermedad mental”
-Linus Pauling-

Linus Pauling acuñó el término ‘Ortomolecular’ para hacer referencia a la utilización terapéutica de la concentración de determinadas sustancias presentes habitualmente en el organismo,particularmente nutrientes,para el mantenimiento de la salud y el tratamiento de la enfermedad.

En aquella época,las megadosis de Niacina para el tratamiento de la Esquizofrenia y el tratamiento dietético de la Hipoglucemia eran los principales focos de interés. Desde entonces el enfoque nutricional en general y la Psiquiatría Ortomolecular en particular han avanzado considerablemente y se han erigido como una especialidad con entidad propia en el campo de la práctica médica.

Se reconoce que el funcionamiento adecuado de la mente depende de la presencia en el cerebro de determinadas moléculas provenientes de diferentes sustancias. Por ejemplo,la enfermedad mental,usualmente asociada con la enfermedad física,es consecuencia de una deficitaria concentración en el cerebro de alguna de las siguientes sustancias: Tiamina (B1), Ácido Nicotínico o Nicotinamida (B3),Piridoxina (B6) Cianocobalamina (B12), Biotina, Ácido Ascórbico y Ácido Fólico. Existe tambien evidencia de que la función mental y el comportamiento se encuentran determinados por los cambios en la concentración en el cerebro de sustancias que están habitualmente presentes en proporciones específicas como el Ácido Glutámico, Ácido Úrico y el Ácido Gamma-Amino-Butírico (Pauling,1968;Gray y Gray,1989;Hoffer,1989;Segala,2000)

El propio Linus Pauling (1968), definía a la Psiquiatría Ortomolecular como:

“El logro y la preservación de la salud mental óptima a través de la provisión al organismo del entorno molecular óptimo,especialmente a traves de la potenciación de los niveles óptimos de concentración de determinadas sustancias,como las vitaminas,habitualmente presentes en el cuerpo humano.”

La mayoría de los problemas relacionados con los neurotransmisores parecen tener un fuerte base genética y/o biológica e implican dificultades en alguno de los procesos de absorción,metabolismo y almacenamiento de los mismos. Sin embargo a medida que las investigaciones científicas avanzan,los tratamientos bioquímicos disponibles para tratar de corregir posibles dificultades adquieren mayor precisión y eficacia. La terapia nutricional puede ser muy potente y en la mayoría de los casos se encuentra exenta de los efectos secundarios indeseables en un gran número de drogas psiquiátricas. Quizás en un futuro más o menos cercano, y en directa proporción a los avances que se realicen en el conocimiento del funcionamiento del cerebro,la terapia basada en los aspectos nutricionales y dietéticos gane el protagonismo y reconocimiento que merece y que en la actualidad continua sometido al monopolio de los psicofármacos.

A continuación, basándome en las aportaciones originales establecidas por la Psiquiatría Ortomolecular en sus orígenes históricos y en las investigaciones científicas realizadas en los últimos años trataré de exponer el papel que desempeñan,tanto los Macronutrinetes como los Micronutrientes esenciales,en la optimización de la salud mental y en la prevención y tratamiento de los trastornos mentales.

VISITANTE NUMERO:

CONTADOR:
View My Stats

Tienda de complementos nutritivos